El estómago: Función y estructura del jugo gástrico

estómago

Nuestro estómago vacío apenas tiene el tamaño de un puño, aunque realiza un trabajo muy importante: en un plazo de 70 años, procesa unos 50.000 litros de líquidos y 30.000 kilogramos de alimentos. Para lograrlo, necesita un sistema preciso que funcione de modo impecable e interactúe de un modo exacto. Aquí encontrarás más información sobre la función y la estructura del estómago.

Datos sobre el estómago:

  • El estómago se encuentra situado entre el esófago y el duodeno
  • Los alimentos sólidos permanecen de 1 a 5 horas en el estómago
  • Los líquidos, solo de 10 a 20 minutos
  • El estómago almacena y mezcla los alimentos ingeridos
  • El jugo gástrico contribuye al proceso digestivo y neutraliza las bacterias gracias a su contenido en ácido

Estructura del estómago

Cuando se encuentra vacío, el estómago puede compararse a una bolsa plana y arrugada que une el esófago con el duodeno. Se encuentra en la parte izquierda del epigastrio, justo debajo del diafragma.

Grosso modo, es posible dividir el estómago en tres regiones: la superior, la inferior y la central:

  1. La región superior recolecta el alimento ingerido. Esta parte (el fundus) puede dilatarse lo suficiente como para contener hasta dos litros de alimentos.
  2. La parte central (el cuerpo) continúa desmenuzando el alimento para, a continuación, mezclarlo bien. Desde aquí, el bolo alimenticio se transporta hasta el intestino en pequeñas porciones a través de la zona de transporte inferior (el antro) y de la salida del estómago (píloro).
  3. La admisión y la salida del alimento se regula mediante dos esfínteres especiales que se encuentran en los extremos superior e inferior del estómago. Según se precise, pueden abrirse o cerrarse como válvulas.

Un detalle interesante: cuando el esfínter entre el esófago y el estómago no se cierra bien, el ácido gástrico puede subir descontroladamente al esófago y provocar allí una dolorosa irritación de la mucosa esofágica: esto es lo que se conoce como ardor de estómago.

Las funciones del estómago

Las principales funciones del estómago son almacenar, seguir desmenuzando y mezclar el alimento ingerido. Esto se logra, por una parte, mediante intensos movimientos ondulatorios de la pared muscular y, por otra parte, con el jugo gástrico producido por las glándulas situadas en la mucosa gástrica. Este jugo gástrico contiene unas enzimas especiales que predigieren determinados componentes nutritivos en el estómago.

La secreción del jugo gástrico por parte de las glándulas se estimula mediante el denominado nervio vago. Esta estimulación puede producirse simplemente con la visión, el olor o el sabor del alimento, o mediante la dilatación de la pared gástrica cuando el alimento penetra en el estómago.

Además, el jugo gástrico contiene un ácido que extermina las bacterias que penetran en el estómago para evitar infecciones. El ácido gástrico, por tanto, es una primera barrera de entrada al cuerpo, y la mayoría de bacterias no sobreviven a su paso por el estómago.

Un detalle interesante: los alimentos ligeros, como la fruta y la verdura, solo pasan de una a dos horas en el estómago, mientras que los alimentos ricos en grasas y difíciles de digerir pueden permanecer allí hasta ocho horas.

Problemas funcionales del estómago

El estrés, una alimentación desacostumbrada o la falta de movimiento pueden hacer que los diversos movimientos musculares del estómago (motilidad) se desequilibren. Si los músculos gástricos se contraen de modo incontrolado, el proceso digestivo puede verse alterado: el bolo alimenticio ya no puede mezclarse, transportarse ni digerirse. En tales casos, pueden producirse ardor de estómago, sensación de pesadez, hinchazón abdominal y náuseas.

Gracias a sus componentes, Iberogast® puede relajar los músculos gástricos contraídos para normalizar los movimientos del proceso digestivo y que, de este modo, el bolo alimenticio pueda seguir mezclándose y transportándose de modo uniforme.

anefp