Tus síntomas digestivos

El sistema digestivo es una parte importante de tu cuerpo. Está formado por un grupo de órganos que trabajan conjuntamente para asimilar nutrientes, vitaminas, minerales y agua y convertir los alimentos en energía. El sistema digestivo también libera los residuos que el sistema no absorbe.

Pero ¿sabías que tu sistema digestivo se encuentra conectado a otros órganos importantes, incluyendo tu cerebro? Todos están interconectados en lo que se conoce como el “eje intestino - cerebro”. Esto significa que la salud del intestino puede impactar en tu bienestar general y en tu sistema inmunológico.

molestia estómago

¿Para qué estimular la digestión?

¿Sabía usted que el tracto gastrointestinal está en contacto continuo con todos los demás órganos principales, pero, sobre todo, con el cerebro? Esta intensa comunicación entre partes del cuerpo se transmite a través de una de las vías nerviosas más importantes del cuerpo humano: el nervio vago. A través de este canal, el sistema nervioso entérico transmite información al cerebro. Esto significa que todas las señales que el estómago y el intestino envían a la cabeza ejercen una gran influencia sobre el bienestar general e, incluso sobre el sistema inmune. Estimulando y favoreciendo tu digestión, mejora también tu calidad de vida. Pero, también puede suceder lo contrario: los trastornos digestivos pueden estropear su equilibrio interno.

Para que eso no ocurra, es importante no perder de vista el estómago y el intestino y estimular la digestión si ésta necesita una ayudita desde fuera. En tales casos, el tracto digestivo suele hacerse oír mediante trastornos y molestias típicas, como la acidez estomacal, la distensión abdominal o el dolor de estómago.

La indigestión no es infrecuente

Si sufres de trastornos gastrointestinales, puedes estar seguro: no estás solo. Cada vez más personas se ven afectadas por síntomas como los espasmos gástricos, gastritis, la sensación de pesadez, los gases y las náuseas. Probablemente, este veloz aumento se deba a las enormes exigencias que el día a día impone a las personas en nuestro mundo moderno. Un modo de vida poco saludable y un estrés permanente pueden contribuir notablemente a la aparición de trastornos digestivos.

Aunque, desde el punto de vista médico, los trastornos gastrointestinales suelan ser inofensivos, esto no significa que los problemas digestivos no puedan ser molestos y que reduzcan enormemente la calidad de vida, sobre todo cuando persisten en el tiempo. A menudo, los síntomas suelen afectarse y agravarse mutuamente, por lo que puede producirse toda una serie de molestias distintas al mismo tiempo. Por tanto, no es de extrañar que los afectados lleguen a desesperarse por encontrar un remedio.

¿Cuáles pueden ser las causas de los problemas digestivos?

Averiguar la causa de un problema digestivo concreto puede ser complicado. La verdad es que aún no se han estudiado ni se conocen todas las causas. Sin embargo, lo que es seguro es que también la herencia tiene un papel importante en los trastornos digestivos. A esto hay que añadir factores externos como el estrés, la carga emocional, los viajes, los cambios en la alimentación y los efectos secundarios de determinados medicamentos.

Típicas molestias gastrointestinales como la dispepsia, los gases, los espasmos gástricos, la acidez de estómago o una sensación de hinchazón abdominal  permanente pueden deberse a diversos trastornos del sistema digestivo. He aquí algunas de las posibles causas:

  • Nervios del estómago hipersensibles o irritados
  • Un movimiento demasiado rápido o demasiado lento de los músculos del estómago (trastorno de motilidad)
  • Una distribución incorrecta del ácido gástrico dentro del tracto gastrointestinal
  • Inflamaciones de la mucosa gástrica

Si sufres determinados problemas gastrointestinales o varios de ellos durante mucho tiempo, consulta a un médico. Los molestos problemas digestivos pueden deberse a afecciones como la dispepsia ocasional.

Estimular la digestión y no sobrecargarla: Consejos y remedios caseros

Si sufres  dolor de estómago (por ejemplo, después de comer), es recomendable que hagas algo bueno por tu estómago y tu intestino. Estimula la digestión renunciando a alimentos demasiado grasientos y moderando el consumo de café y bebidas alcohólicas. Unos horarios de comidas regulares también contribuyen a ayudar al tracto digestivo en sus tareas diarias.

Aparte de esto, puedes recurrir a algunos otros remedios caseros que permitirán estimular tu digestión:

  • Relajación: El estómago y el intestino solo pueden realizar sus tareas correctamente si el cuerpo no se encuentra en tensión permanente. Haz pausas regularmente, no solo para descansar, sino para que descanse también tu digestión.
  • Estilo de vida activo: ¡Mantente en movimiento para favorecer tu digestión! La actividad física impulsa la circulación y el tracto gastrointestinal, favoreciendo tanto tu bienestar general como los procesos que ocurren en el abdomen.
  • Suficiente agua: Mediante una buena hidratación, el bolo alimenticio se mantiene suave y se desliza mejor. Por tanto, bebe de dos o a tres litros de agua o té sin azúcar al día. Esto te aligerará la tarea al estómago y le aportará una ayuda adicional para estimular la digestión.
  • Masajes: ¿Tienes la impresión de que tu estómago y tu intestino hayan empezado a rebelarse? Prueba hacerte un masaje: frótate el abdomen con la palma de la mano durante unos minutos haciendo círculos en el sentido de las agujas del reloj. Esto desplaza el aire que se haya quedado acumulado, para tratar de evitar la aerofagia, y puede estimular la digestión.

A pesar de todas las medidas emprendidas para estimular el intestino y favorecer la digestión, en muchas personas con trastornos digestivos, los síntomas suelen volver y no desaparecen nunca del todo. Por tanto, la mayoría de tratamientos farmacológicos se concentran en aliviar y mejorar los síntomas de los trastornos digestivos, de modo que los afectados puedan volver a disfrutar de su vida diaria y recuperen un poco de calidad de vida.

MÁS INFORMACIÓN SOBRE IBEROGAST®

Para un tratamiento sostenible de los trastornos digestivos de la dispepsia ocasional, es muy importante saber que los síntomas individuales suelen estar conectados los unos con los otros y pueden producirse al mismo tiempo. Sin embargo, la mayoría de tratamientos se concentran en una causa determinada o un síntoma concreto. Gracias a su singular combinación de nueve plantas medicinales de probada eficacia, Iberogast® emplea una estrategia amplia frente a las molestias gastrointestinales. Así, los problemas digestivos se mitigan de un modo extenso, y la digestión puede recuperar de nuevo el equilibrio.

anefp