Un exceso o una falta de ácido gástrico puede trastornar la digestión

De primeras, eso de "ácido gástrico" puede sonar muy desagradable. Y extremadamente agresivo. En cuanto uno lo oye piensa automáticamente en dolores punzantes y molestias tales como la acidez. Sin embargo, solo se producen síntomas molestos cuando hay demasiado o demasiado poco ácido gástrico. Si la cantidad se encuentra en el rango normal, el ácido gástrico ejerce funciones elementales en la digestión.

hinchazón estomacal

¿Cómo se genera el ácido gástrico?

El ácido gástrico se forma en las células parietales, células glandulares presentes en la mucosa gástrica. El inicio de salida para la producción del ácido al 0,5% pueden darlo varios estímulos:

  • La ingesta de alimentos
  • La secreción de las hormonas gastrina o histamina
  • Una señal del sistema nervioso vegetativo (causada, por ejemplo, por la vista o el olor de comida sabrosa)

La producción del ácido gástrico, por tanto, no tiene lugar de un modo uniforme, sino que depende de cuándo y cuánto alimento se ingiera. También la producción del pepsinógeno (la proenzima de una enzima encargada de descomponer proteínas) sigue este esquema. Tanto el ácido gástrico como el pepsinógeno forman parte del jugo gástrico. El resto de sus componentes los produce el cuerpo a lo largo del día, siempre en la misma cantidad. Esto incluye, entre otros:

  • Agua
  • Factor intrínseco (permite la absorción de la vitamina B12 por el cuerpo)
  • Bicarbonato (importante disolución reguladora)
  • Mucina

Unos mecanismos de realimentación que supervisan con precisión la cantidad de ácido gástrico y garantizan, en las personas sanas, que el nivel de ácido en el estómago se mantenga en los valores previstos.

¿Cómo funciona el ácido gástrico?

Todas las sustancias del jugo gástrico preparan juntas el bolo alimenticio para su posterior procesamiento en el intestino delgado. Para ello, el alimento reblandecido y mezclado con saliva sigue fluidificándose y removiéndose bien: el jugo gástrico tiene, por tanto, la función de desmenuzar el bolo alimenticio en el estómago. En total, el cuerpo produce de dos a tres litros de jugo gástrico al día.

La función del ácido gástrico es, principalmente, atacar la estructura de las proteínas y matar virus y bacterias que hayan entrado al cuerpo junto con el alimento como paso previo a la posterior digestión. Además, el ácido gástrico activa el pepsinógeno: éste se transforma en pepsina, una enzima que descompone las proteínas en unidades más pequeñas y, de este modo, las prepara para su posterior descomposición en el intestino delgado.

Para que el proceso transcurra correctamente, la pared del estómago debe ofrecer una protección suficiente, porque el ácido gástrico es realmente muy agresivo. Por este motivo, el estómago está revestido por dentro con una capa protectora de mucosa y la mucosidad que ésta produce. Si se ve afectada, por ejemplo, por

  • una infección con la bacteria Helicobacter pylori,
  • un consumo excesivo de alcohol,
  • alimentos picantes
  • o determinados medicamentos (p. ej., diversos analgésicos),

ya no podrá ejercer correctamente su función. En tales casos se producen dolores y otras molestias desagradables tales como las náuseas y los gases o flatulencias.

Cuando se produce demasiado o demasiado poco ácido gástrico

El sistema puede tambalearse desde la producción del ácido gástrico. Si las células parietales segregan demasiado poco ácido gástrico, pueden producirse consecuencias importantes: el proceso digestivo se ve alterado, y pueden producirse flatulencias, diarrea u otras molestias. A largo plazo, pueden desarrollarse alteraciones en la mucosa gástrica.

Sin embargo, también puede darse el caso contrario. Si el cuerpo produce demasiado ácido gástrico, también aparecen consecuencias negativas. El exceso de ácido gástrico producido de este modo no siempre permanece solo en el estómago. Es posible que una parte de éste acabe en el sensible esófago, causando allí una desagradable acidez estomacal. También pueden producirse los siguientes fenómenos:

Alteraciones en la mucosa gástrica

  • Reflujo gastroesofágico
  • Dolores en el estómago
  • Náuseas
  • Presión estomacal

Si se sospechan defectos en la producción de ácido gástrico, es altamente recomendable visitar al médico.

Cómo surge la acidez estomacal: Tratamiento de un trastorno de producción de ácido gástrico

Para que el tratamiento resulte eficaz, lo más importante es hallar la causa del trastorno de producción de ácido gástrico. Además de a una alimentación poco saludable, el estrés psicológico o el consumo de alcohol, éste puede deberse a trastornos funcionales del estómago o a factores desconocidos. Una vez aclarada la causa, deberá ajustarse adecuadamente la dieta y el tratamiento.

En este contexto, la administración de Iberogast® puede tener un efecto positivo sobre las molestias gastrointestinales como los gases o el dolor estomacal, gracias a su combinación única de 9 plantas medicinales como la manzanilla y el carraspique (Iberis amara).

anefp