Nervios gástricos: sistema nervioso entérico y cómo funciona

Doctora, vestida con un uniforme azul, está hablando con su paciente.

Nervios gástricos y el sistema nervioso entérico: el centro de control de tu estómago

Los nervios gástricos llevan las riendas de la digestión: desde los movimientos del estómago hasta la secreción del jugo gástrico: cada acción del estómago está sujeta a su dirección y control. Aunque esto asegura un transcurso lo más fluido posible de la digestión en el estómago, también puede tener consecuencias negativas: si los nervios gástricos están irritados o hipersensibles o la transmisión de los estímulos hasta nuestro cerebro no funciona de un modo óptimo, pueden surgir graves molestias digestivas. ¿Cómo pueden volver a calmarse los nervios del estómago? Y, ¿cómo funcionan exactamente?

La función de los nervios gástricos

Durante la digestión, el estómago desempeña funciones extremadamente importantes: no solo recibe los alimentos ingeridos desde el esófago, sino que también los mezcla con jugo gástrico que produce y, a continuación, transmite el bolo alimenticio así formado al intestino. Para que estas funciones, perfectamente sincronizadas las unas con las otras, puedan efectuarse sin problemas, están los nervios gástricos. Recorren todo el estómago y mantienen los procesos en equilibrio.

Los nervios gástricos no actúan de manera completamente independiente: son parte del denominado sistema nervioso entérico que controla todos los procesos en el tracto gastrointestinal y recorre todo nuestro sistema digestivo con centros de control.

El sistema nervioso entérico contiene aproximadamente tantas células nerviosas como la médula espinal. Este hecho, junto con su capacidad para procesar pro sí mismo estímulos sin participación del cerebro e impartir órdenes concretas, le ha valido su sobrenombre de segundo cerebro.

Los nervios gástricos también están influenciados por el sistema nervioso autónomo, que recorre todo el cuerpo:

  • La parte simpática reduce la secreción de jugo gástrico e inhibe los movimientos del estómago.
  • La parte parasimpática estimula la circulación sanguínea y la secreción de jugo gástrico y activa la motilidad gástrica.

Dependiendo de la situación, predomina la influencia de un área. Por ejemplo, en una situación de estrés, las funciones del estómago se ralentizan, mientras que aumentan al comer.

Pero nuestra psique puede influir en el tracto gastrointestinal, p. ej., la emoción antes de una prueba puede provocar un murmuro en el estómago o nuestra molestia con nuestra pareja puede arruinar nuestro apetito y la cena romántica que habíamos planeado.

Doctora mostrando algo en un teléfono a su paciente.

¿Tus nervios gástricos están hipersensibles? ‐ Síntomas y factores desencadenantes

Si los nervios gástricos se desequilibran, suele notarse enseguida y pueden aparecer síntomas desagradables como consecuencia:

  • Sensación de pesadez y/o hinchazón estomacal
  • Náuseas
  • Dolor de estómago
  • Gases o flatulencias
  • Ardor

Las molestias se producen por una irritación de los nervios del estómago o un trastorno de la transmisión de los estímulos, lo que altera su reacción a los estímulos digestivos. En este caso, los nervios se vuelven hipersensibles, reaccionando de modo exagerado a los estímulos digestivos externos con dolores, un aumento en los movimientos gástricos o una secreción excesiva de jugos gástricos.

Pero ¿por qué se irritan los nervios gástricos? Hay muchos factores desencadenantes:

  • Estrés
  • Nerviosismo y preocupaciones de la vida cotidiana
  • Agitación
  • Trastornos digestivos funcionales como dispepsia funcional 
  • Gastritis ocasionales
  • La dieta
  • Consumo de estimulantes como alcohol, café o nicotina

Todos estos factores pueden contribuir a que los nervios del estómago no estén sincronizados y las personas afectadas sufren los síntomas típicos.

Cuando el estrés afecta al estómago

Con frecuencia, las molestias estomacales se ocasionan por factores de estrés.

Para comprender lo que sucede a este respecto, es necesario diferenciar el estrés, ya que existen diferentes tipos de estrés y la percepción es individual.

Dado que el estrés frecuente o prolongado puede no solo afectar el estómago, sino que generalmente puede ejercer tensión física y mental en todo el cuerpo, siempre vale la pena tomar medidas. Identifica tus factores de estrés personales: solamente aquellos que conocen a sus oponentes pueden luchar contra ellos. Algunas personas están estresadas por la inactividad, mientras que otras sufren de demasiadas tareas pendientes. El siguiente paso sería pensar en estrategias: pensamiento positivo, atención plena, ejercicios de respiración y dormir mejor.

Para evitar que las molestias en el estómago se conviertan en un factor de estrés adicional, también se recomienda la terapia sintomática: existen remedios naturales que pueden aliviar los síntomas gastrointestinales de manera eficaz..

Hombre vestido con camiseta blanca, visto solamente de la cintura a los hombros, sufriendo dolor de estómago.

Qué problemas pueden surgir?

Podemos sufrir diferentes síntomas

  • Náuseas- Ganas de vomitar pero sin llegar a vomitar
  • Dolor de estómago- Normalmente está situado en la parte izquierda del tronco, aproximadamente debajo del diafragma.
  • Dolor abdominal- Dolor localizado debajo del esternón o en la parte alta del abdomen.
  • Hinchazón- Sensación de barriga hinchada o presión en el abdomen. Puede ir acompañado de dolor.

Cómo calmar los nervios gástricos

Los hábitos de vida y de alimentación suelen jugar un rol decisivo y si no son adecuados puede causar los síntomas. Por tanto, puedes conseguir mucho cambiando los hábitos que te causan los problemas digestivos. Por ejemplo, puedes intentar reducir tu nivel de estrés o evitar comidas que te han provocado síntomas digestivos en el pasado.

Para librarse de los molestos problemas digestivos, es necesario calmar los nervios del estómago. Puedes favorecer este proceso, por ejemplo, con medicamentos de fitoterapia (a base de plantas) como Iberogast®. Un medicamento que combina el poder de 9 plantas medicinales en un solo producto y alivia eficazmente múltiples síntomas digestivos como ardor, gases, hinchazón, dolor de estómago, cólicos y náuseas.

Familia feliz disfrutando de su comida en el jardín.

La digestión es un trabajo duro

Aprende cómo funciona tu digestión, cuáles pueden ser las causas de los problemas y cómo puedes estimular una digestión saludable con algunos simples consejos. 

Más información

Una botella de Iberogast sobre musgo, junto a su embalaje, rodeado de bosque.

Iberogast®

Las alteraciones en el tracto digestivo son muy desagradables y se asocian con numerosos síntomas, y con frecuencia, hacen que la vida cotidiana sea aún más difícil. Iberogast® es tu solución: su combinación única de nueve plantas medicinales actúa tanto sobre las causas latentes como sobre los múltiples síntomas digestivos.

Todo sobre Iberogast®

A bottle of Iberogast on green background, surrounded by herbs

¡Lleva el poder de las plantas a tu hogar!

Puedes conseguir Iberogast® sin receta en tu farmacia más cercana.